Transición social 1ª parte

Una de las frases de Wayne Dyer: "No somos seres humanos en búsqueda de una experiencia espiritual, somos seres espirituales inmersos en una experiencia humana".

Según el punto de vista de Wayne Dyer parece, o todo apunta, que la convivencia del espíritu con el "animal" para el desarrollo de esa experiencia humana es algo complicado. Quizás el problema o inconveniente que se le presenta al espíritu esté en el control del "animal", de su instinto, sus emociones, pasiones, egos, miedos mas un largo etcétera de dificultades determinantes que el espírito debe controlar para tener una adecuada y sana convivencia con ese animal con el que compartimos esta experiencia humana.

Está claro que aún hay muchos detalles que desconocemos sobre nuestra experiencia humana, pero la hemeroteca de las experiencias científicas y culturales acumuladas al día de hoy, nos abre un gran campo de conocimientos que convendría tener muy en cuenta porque nos ayudará a interpretar, con base científica, los "avisos" que nos envía la Naturaleza alertándonos de las consecuencias del "efecto humano" en el clima, lo que hoy denominamos "cambio climático" y que afectan de forma muy alarmante a nuestra supervivencia.

Hay un detalle que marca la diferencia con el resto de especies y es el extrahordinario potencial de nuestro intelecto, con el que somos capaces de hacer grandes cosas, pero también grandes desastres mas la curiosa y extrahordinaria posibilidad de ser neutros, o lo que es lo mismo, "manipulados". La manipulación del animal humano ha sido una constante en la historia de la humanidad dejandonos un rastro de sangre y meseria que tristemente al día de hoy continua repitiendose.

Aquí viene bien una de las frases de Groucho Marx:

"El humano, partiendo de la nada, hemos alcanzado las más altas cotas de miseria"

 El ambicioso y desmesurado poder económico nos conoce muy bien, sabe nuestras costumbres, habitos, etc., y dispone de potentes medios, entre los que están los de comunicación, para lograr sus objetivos.

Resumiendo; somos una especie mas de mamiferos de tantas otras que habitamos este planeta llamado Tierra donde la Naturaleza es vital e imprescindible para la vida. Es la Naturaleza quien marca el equilibrio de todos los parámetros necesarios para nuestra supervivencia y en consecuencia, la de todas las especies con las que compartimos esta experiencia de vida. 

foto tierra

Todos somos el resultados de nuestra historia, tanto a nivel individual como a nivel colectivo y es nuestra historia la que nos define como quienes somos. Si nos situamos en Canarias, o las islas afortunadas como también se las conoce, vendrá bien hacer un recorrido por nuestra historia reciente para saber mas de nosotros, de las circunstancias y aspectos para estar mejor preparados para afrontar con máxima prioridad lo que hoy nos preocupa. Hay que tener muy en cuenta, que al menos en mi etapa de estudiante, la historia de Canarias no era una asignatura importante, algo normal despues de siglos de "tradición colonial", pero hoy tenemos mucho que agradecer y valorar el trabajo de nuestros historiadores, arqueólogos, etc., que han dedicado gran parte de su tiempo en acercarnos ese conocimiento y llenándonos ese vacio que necesitamos ocupar ya que un pueblo o sociedad que desconoce su pasado es un pueblo que carece de los debidos cimientos para afrontar esa experiencia de vida que a todos nos ocupa y preocupa.

La historia de Canarias, como la de otras tantas sociedades o "pueblos" del planeta, no ha sido un camino de rosas. La historia siempre nos deja un rastro del que es necesario aprender para evitar cometer los mismos errores.

Todo apunta a que los antiguos aborígenes canarios ya estában aquí 2000 años(aprox) antes de la "conquista" por parte de la Corona de Castilla (año 1492).

La "conquista" supuso un duro impacto sicológico para los aborígenes que quedaron en las islas y así se inicia una etapa colonial con las directrices impuestas por el colonizador. La "moda" de la época... "El síndrome del colonizado".

 En los años 50 la población en todo el archipiélago y según los datos del Instituto Nacional de estadística era de 793.328 habitantes. Hay que añadir que las nuevas generaciones de la época nos nutríamos de los valores que nos transmitian nuestros padres, abuelos mas otros familiares y vecinos cercanos con los que compartiamos nuestro espacio. Era normal adquirir nuestra alimentación básica en las tiendas cercanas a nuestra casa en las que nos abastecíamos de los productos de temporada y como consecuencia el campo estaba activo y cuidado por los protagonistas de lo que hoy es el sector primario. Se valoraban las tradiciones que mantenian un sano equilibrio con la naturaleza, como la transhumancia, la limpieza ordenada del campo y cualquier incendio, algo normal, era controlado por los mismos campesinos y rara vez tenía que venir la guardia civil y por supuesto, no tengo conocimiento de lo que hoy conocemos como especies invasoras.

Hoy es diferente y no se puede considerar que hoy sea mejor o peor, simplemente es diferente y convendría analizar ambas partes, la buena y la mala.

Pero a finales de los 50 y principios de los 60 se nos presenta un cambio, que por diferentes motivos, no supimos afrontar y hoy no nos queda otra opción que enfrentarnos a esas consecuencias, y la mas calentita y visible para todos los canarios son los incendios del siglo XXI, pero hay muchas mas consecuencias de las que todos debemos analizar, reflexionar, debatir los diferentes puntos de vista y sacar las correspondientes conclusiones para actuar en consecuencia.

 En los años 60, coincidiendo con una serie de progresos tecnológicos y el inicio de la sociedad del bienestar, estratégia del poder económico y muy relacionada con el desmesurado consumo de usar y tirar, comienza la actividad turística de masas. Vendrá bien puntualizar que la actividad turística como tal no se debe considerar que sea buena o mala ya que eso siempre dependerá de como se gestione y la gestión realizada al día de hoy deja mucho que desear y que habría que analizar muy seriamente para darle sentido a la parte buena que tiene esa actividad. Creo que nos vendrá bien considerar los incendios como una clara advertencia de nuestra madre la "Naturaleza" para que analicemos lo que nó estamos haciendo bien...

El poder económico tiene como principal objetivo ganar dinero y cuenta con muchos medios para manipular y dirigir a las masas logrando así sus objetivos previstos. No entra en sus planes nada mas que no sea ganar dinero sin importar las consecuencias y los daños causados al entorno natural, del que todos dependemos. 
Es el poder ciudadano, algo complicado al día de hoy, el que tiene la opción de mantener el correcto equilibrio entre ambos poderes o entraríamos en una manipulación con sus correspondientes consecuencias para la ciudadania. Hay que tener muy en cuenta que los humanos somos una especie mas de mamiferos con los que compartimos instintos, emociones y la diferencias con el resto de especies la marca nuestro intelecto que es capaz de realizar grandes cosas, causarnos grandes desastres y hasta puedemos ser manipulados con cierta facilidad sin que nos demos cuenta de ello, como si de un ganado de cabras se tratara (valga el símil). Y la pregunta es: ¿Porqué? Quizás habría que prestarle atención a conocer y controlar nuestras emociones para tener al "animal" controlado...

Si hacemos una valoración de la situación social actual de la sociedad canaria, es serio ser conscientes de que tenemos un problema muy complicado por resolver y no tenemos mucho tiempo para recuperar el equilibrio con nuestro entorno, la Naturaleza.

La valoración o análisis de la situación actual es algo que cada ciudadano debe realizar, y en base a los resultados debemos elaborar nuestro criterio propio para compartirlos con el de otros ciudadanos y en base a ello iniciar el camino hacia un equilibrio natural.

 


Imprimir  

Related Articles