Reflexiones de la cumbre: segunda entrega.

2 entrega🚨Un año de alarmas permanentes 🚨🚒: incendios 🔥🔥que nos expulsaron de nuestras casas y nuestras tierras, tierras a las que volvimos totalmente destruidas. 😞
Apenas salimos de una y ya entramos en la siguiente con este Coronavirus 😷 que nos confinó en las casas...
Seguimos sin encontrar alivio ni comprensión en las administraciones de lo público, a la cual, no solo solicitamos, sino que también presentamos un Plan Estratégico e Integral para el territorio y sus gentes e intentar encontrar soluciones. Sin que estas administraciones afronten de una vez mesas de diálogo con las Organizaciones representantes legítimas del territorio. 🤷‍♂️


Las Asociaciones que representamos a la sociedad civil de la cumbre somos tan legítimas y democráticamente elegidas como los representante políticos que gobiernan las administraciones públicas, pero nuestro plan estratégico continúa con el silencio administrativo por respuesta.😞
Tenemos a nuestra disposición un gran territorio que, en otro tiempo también difícil, ha demostrado siempre ser capaz de responder agradecidamente al trabajo duro: dando comida sana
🥔🍠🍋🥕🧀 , grato cobijo y abrigo reconfortante.
Cuando logramos recuperarnos, continuó dando respuesta al bien llamado progreso de las turísticas costas o bulliciosas ciudades, con recursos humanos y sacrificados ahorros que se aportaron, ilusionadamente, con trabajadores de sol a sol, costumbre lógica del trabajador del campo y ahorros familiares de toda una vida a los cuales llamaban “prestar al premio” (el premio era ayudar sin prisas).
Así, las vidas de nuestros ancestros vieron truncado su futuro a base de profundos agujeros que plagaban la dura piel de un frágil territorio que de poco a poco se fue desangrado y agónicamente muriendo... 😞
Hoy con la distancia que da el tiempo podemos hacer reflexión de todo lo hecho, con toda la mejor voluntad y en pro del bien llamado progreso, aunque no siempre ha tenido el mejor resultado o el que mejor resuelve las necesidades de todas las partes del territorio de esta nuestra querida isla...
Se asumió que el turismo era el progreso, como anteriormente lo fueron la caña de azúcar, la cochinilla, la uva para vino o más recientemente el plátano y el tomate. Pero claro, no es lo mismo destinar un espacio a la producción que a la prestación de un servicio, que ante unas circunstancias adversas, unos se pueden transformar sin mucho coste y el otro será de difícil y costosa transformación...
Decían los propulsores que se tenían que dedicar los recursos necesarios a que la isla mirara al mar, lo que a posterior significó dar la espalda a la cumbre, la parte productiva de la isla.
La mirada al mar se quedó en la mirada a la costa ya que al mar solo llegó la basura y las alcantarillas y la vista no pasó de las playas o los terrenos anexos.
La especulación, lo más lucrativo y la construcción su herramienta, en aquella época una manera de atraer como mano de obra a la población del interior; gente de esa época anterior en la que habían aprendido a no protestar por los abusos y a estar agradecidos por la miseria como compensación del trabajo (situación está a la que parece que hayamos vuelto), principalmente en la hostelería y el turismo.
Anastasio, Juncalillo


Imprimir   Correo electrónico

Related Articles

Reflexiones de la cumbre: cuarta entrega.

Reflexiones de la Cumbre: tercera entrega.

Reflexiones de la cumbre: primera entrega.