fondo bin 1

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un árbol crece en base a un equilibrio que sustenta ese proceso de crecimiento. Es la naturaleza, nuestra anfitriona, la que marca las pautas de ese equilibrio para que el crecimiento sea coherente. Cualquier otro modelo de crecimiento que no contemple la coherencia como propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su ausencia se destruya o altere, es pura estupidez.

Si nos situamos en nuestra sociedad, la canaria, observamos que en los últimos 50 años hemos crecido... Eso nos decían los políticos, que una y otra vez insistían en que aún creceríamos más, aplicando el mismo formato incoherente, roñoso y obsoleto que nos ha llevado en la actualidad al "brutal" grado de dependencia del exterior que hoy disfrutan unos pocos y padecemos otros, la gran mayoría.

Cuando una sociedad que reside en un terreno limitado y rodeado da agua por todas partes sólo es capaz de producir apenas un 8% de su alimentación, hablamos de una dependencia brutal. Todo lo positivo que nos aporta la naturaleza y nuestra situación estratégica no nos sirve de nada... sólo nos toca la "calderilla".

Pues sí, hemos crecido, pero habría que definir en qué hemos crecido. Hoy somos más dependientes que hace 50 años. Ocupándonos de un mal llamado "bienestar" hemos saturado nuestros "estómagos" olvidándonos del desarrollo de nuestro intelecto. Como resultado hoy somos los más obesos y los "mejores" en el mal llamado fracaso escolar de toda Europa (véanse estadísticas). Los escolares no fracasan por sí solos, es la sociedad en su conjunto la que, sumergida en el sedentarismo del llamado "bienestar", no contemplado en la naturaleza, hace posible semejante desastre. Es muy triste, y a la vez patético, que muchos de nuestros jóvenes valores tengan que emigrar, ya que aquí ni siquiera son reconocidos. Resulta doloroso que después de la transición política no hayamos elaborado un sistema formativo donde, entre otras cosas, hayamos contemplado al menos nuestra historia, el bilingüismo, etc. Conocer otro idioma no sólo significa que nos podamos entender con los que hablan esa lengua, sino que también conoceremos su mentalidad y cultura, algo imprescindible para una sociedad en la que su economía depende principalmente del turismo.

drago-milenarioDe nuestra principal industria, la turística, se podría escribir un libro donde describir con detalle el porqué hemos llegado hasta aquí. Nuestra apatía y falta de valentía para participar en la gestión directa nos han llevado una vez más a una brutal dependencia y sumisión, donde poderes externos controlan toda la actividad y, como es lógico, en su propio beneficio, que está por encima de nuestro equilibrio. Esto es algo que no hemos sido capaces de defender.

Durante los últimos 40 años, los "Barones" del turismo y a pesar de algunas sabias recomendaciones, entre las que destacan las de César Manrique, sólo se han ocupado de construir con la única y simplona idea de <a más camas... más dinero>, dejando a un lado la coherencia donde el equilibrio es una regla fundamental. La dejadez y, sobre todo, la incompetencia e incapacidad de los que deberían controlar y administrar las zonas turísticas, en las que desgraciadamente vale todo o casi todo, nos deja este patético resultado. La clase política dominante (generalizo), sólo propone más de lo mismo con mucho bla bla bla sin ideas de ningún tipo, sólo critican y se acusan unos a otros con su demagogia característica. O sea, no dicen nada, lo que se traduce en incompetencia. Esto es normal si se tiene en cuenta que también son los responsables directos del mal llamado "fracaso escolar".

El futuro de una sociedad es directamente proporcional a la atención que ésta preste a la formación, en todos los aspectos, de sus nuevas generaciones (matemática aplicada a lo social).

Son ellos el futuro y es nuestra responsabilidad construir los cimientos con la solidez necesaria para soportar y afrontar un futuro con éxito.

 

You have no rights to post comments

hosting joomla

Nos gustaría colocar cookies en su navegador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Leer más

Entendido

En España su uso está regulado por la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSI) y en adecuación con la Directiva Europea 2009/136/CE, en su artículo 22.2. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. Las cookies (galletas) no son más que fragmentos de información que los servidores web almacenan sobre los usuarios en sus ordenadores. Son archivos de texto utilizados por los sitios web para recopilar y recordar datos de interés sobre sus visitantes y sus hábitos de navegación.

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Las cookies se inventaron para ser utilizadas en una cesta de la compra virtual, que actúa como dispositivo virtual en el que el usuario va "colocando" los elementos que desea adquirir, de forma que los usuarios pueden navegar por el sitio donde se muestran los objetos a la venta y añadirlos y eliminarlos de la cesta de la compra en cualquier momento. Las cookies permiten que el contenido de la cesta de la compra dependa de las acciones del usuario.

Como todo en la vida, estas cookies también tienen detractores y muchos usuarios las eliminan periódicamente con el fin de eliminar rastros y vínculos con los sitios web visitados y así mantener un poco más su privacidad o hábitos de navegación.

Actualmente todos los navegadores incorporan dentro de su menú de administración una función orientada a la gestión, administración y eliminación de cookies de forma que el usuario en todo momento tiene el control sobre estas, sin embargo bloquear su recepción implica reducir la navegación en muchos sitios web y posiblemente provocar que las páginas no carguen o no faciliten la navegación en determinadas webs, por lo que su uso se hace en la mayoría de casos necesario.